Juan José Santa Cruz: “Hoy la opción de centroizquierda no existe”

El coordinador político de la campaña de Sichel dice que Yasna Provoste es derechamente de izquierda y que el único candidato de derecha capaz de derrotarla es el exministro de Desarrollo Social. Acá dice por qué.

Por Paula Coddou B.
Foto: Macarena Pérez.
Está sentado en su oficina del piso 23 de la torre Santa María, un piso por donde circulaban prepandemia doscientas personas, pero que hoy está casi vacío. Mientras habla, no para de mover las piernas. Es acelerado y, por estos días, de seguro lo está más, en la recta final de la primaria de Chile Vamos y con Sebastián Sichel, de cuya candidatura es coordinador político –generalísimo en jerga política–, muy cerca de Joaquín Lavín. ‘Arriba’, dice él. Abajo, en el estacionamiento, su jeep luce en todo el vidrio trasero un letrero del presidenciable y exministro de Desarrollo Social. Con Sichel comparte el haber sido decé –Santa Cruz militó 30 años– y luego ‘Ciudadanos’, partido del que se fueron para estar en este gobierno. Desde que comenzó a cuajarse la candidatura, este empresario ha sido parte del núcleo duro. Ahora, acota, ‘las encuestas dicen que nosotros estamos un poco arriba de Lavín, y esto viene confirmado en Cadem y Criteria. Entonces, siento que esto está muy ajustado, y nosotros arriba. Lo que sí resulta evidente por las otras encuestas es que el que sí es capaz de ganar en segunda vuelta es Sichel. Y eso lo demuestra Cadem. Ambos le ganan a Jadue, y el más competitivo, claramente, es Sichel. —¿El mejor escenario para ustedes es que pase Jadue a segunda vuelta? —Para todos, el mejor escenario es que sea Jadue el que vaya a segunda vuelta, donde Sichel le gana ampliamente, más que Lavín. Y si no es Jadue, porque es posible que el candidato sea el de la izquierda democrática entre comillas, claramente Sichel gana también. —Para la gente de su sector hay un gran riesgo en esta elección, ¿está dispuesto a cargar que Sichel gane la primaria, pero después no sea capaz de ganar a Jadue por ejemplo? —Esa opción no existe. Todos los antecedentes que tenemos son que Sichel le gana a Jadue tranquilamente y que es, lejos, el más competitivo y probable ganador frente a Yasna Provoste. Solo Sichel es capaz de derrotar a Yasna Provoste en segunda vuelta y eso lo muestran todas las encuestas. Lo digo basado en todos los estudios que tenemos. Antes lo descalificaban… hoy todos los estudios dan el mismo resultado. Llamativo. —¿No cree que una derrota como la de Mariana Aylwin en el distrito 11 muestra que la gente de derecha celebra a gente como ella o Sichel, pero después no vota por ellos? —No. En el caso de la lista de Mariana, ir en una lista independiente en una elección polarizada en el distrito 11 era demasiado complejo. Y tenemos una diferencia: nosotros vamos dentro de Chile Vamos. —¿Pero el DC arrepentido tiene un espacio? —Es que no es DC arrepentido, ahí tengo una diferencia sustancial. Cuando a mí me dicen: ‘Usted es converso’. ¡No! Yo siempre he creído en la democracia, en el mercado y en un Estado presente. No he cambiado de opinión. Lo que me cambiaron fue al partido. No me siento para nada que somos los conversos. Hemos sido consistentes en la forma de pensar. —Hace una semana el exministro Andrés Velasco cuestionaba la independencia de Sichel, señalando que más bien es un militante que ha ido cambiando de partido. —Es un independiente hoy, y el comentario de Velasco lo encuentro mezquino… —¿Y cree que hoy para el votante de derecha tradicional Sichel representa más que Lavín esas ideas? ¿Sería una ventaja? —Hoy enfrentamos dos alternativas: un país que quiere reformas o uno que quiere refundarse. Quien mejor representa a un sector político que busca reforma con paz social es Sichel. Me resulta curioso que la derecha, en una situación de temor, recurra al mismo conejo los últimos 30 años, que sabemos el resultado anticipadamente. —¿Lo dice por Joaquín Lavín? —Creo que Lavín no va a ser Presidente de Chile, y vuelven a sacar al mismo conejo siempre. Por favor. —Siguiendo la lógica suya, ¿Lavín no tiene más experiencia, más cintura política y llegada al centro si la gente hoy lo identifica más con una derecha menos dura? —Hay un viejo dicho: has lo que siempre has hecho y te va a ir más o menos como siempre te ha ido. —¿Cree que pueden desmontar la idea de que Lavín es el único candidato capaz de derrotar a la izquierda? —Es todo lo contrario. Lavín no es capaz de derrotar a la izquierda. A la izquierda se le derrota primero con ideas propias y no con ideas ajenas; no basta decir que eres socialdemócrata, porque la gente va a preferir el original a la copia. Van a preferir mil veces a Yasna Provoste que a Lavín. Mira las encuestas. —Ese es el centro político, ¿no hay que abrirse al centro social, como dicen Desbordes y Lavín? —Lo que representan Lavín y Desbordes no es una derecha social. Es una derecha que busca ser popular, pero lo hace con las herramientas y relatos de la izquierda, con matices. Lavín y Desbordes se compran la agenda de la izquierda y la matizan un poco. —¿Sichel es el candidato del Gobierno, como dice Mario Desbordes? —Curioso, porque lo sacaron de ministro a solicitud de los partidos, después lo sacaron de BancoEstado a solicitud de Desbordes. No me atrevo a decir que somos ‘los regalones del Gobierno’. No me parece. —Con Sichel están el canciller Allamand y supuestamente Andrés Chadwick. —A mí me dicen que están con nosotros, yo no lo he visto públicamente. Yo, feliz que todo el mundo que pertenezca a esta coalición esté con nosotros. No tengo ningún complejo, pero que lo hagan público, que lo digan.
‘A VECES TENGO LA SENSACIÓN DE QUE NO NOS QUISIERAN’
—Usted habla de ganar nuevos sectores de centro, pero se ve que es la misma derecha que se va dividiendo. En RN hay gente que pide que estén en libertad de voto, por ejemplo. ¿No teme que les pase lo mismo de ‘Amplitud’, ¿que más que ganar adeptos dividió lo que había y sin éxito?—Este es un proyecto colectivo que busca representar a un sector político. Estamos en una coalición, vamos a gobernar con partidos, y queremos liderar esos partidos, queremos liderar esa coalición, no es una candidatura en contra de los partidos. —¿Cómo construye coalición si ya en RN hay tironeo?, una parte de la directiva está resentida porque hay gente que se quiere ir con Sichel?… —Los triunfos mandan… —Siguiendo con el ánimo societario, ¿cree que después de lo agresivo que fue Sichel con Briones, Evópoli se subiría al carro si es que llegara a ganar la primaria? —Todos van a apoyar al que gane. Y no creo que hayamos sido agresivos, hemos respondido agresiones. Ha habido agresiones permanentes. A veces tengo la sensación como si no nos quisieran en la coalición, porque Evópoli nos ha criticado permanentemente; Desbordes, permanentemente, y el vocero de Lavín, permanentemente. Solo contestamos ¿y nosotros somos los conflictivos? Los ánimos societarios se generan por ideas y proyectos, este no es un grupo de amigos. Yo no vengo aquí a tomarme un trago. Esto es un proyecto político y la ciudadanía va a tener que decidir quién lo encabeza.
‘YASNA ES DE IZQUIERDA’
—¿Qué lectura hace de que la izquierda esté tan bien posicionada?—Primero habría que decir que aquí hay una izquierda dura y una izquierda democrática, que no es lo mismo que centroizquierda. Yasna Provoste es de izquierda. —¿Así la ve usted? —Claramente. Si no nos contemos cuentos, hay gente que piensa que Yasna es como la antigua Concertación, ¿en qué parte de la cabeza se pegaron? Teóricamente, en una competencia con Yasna Provoste, ella va a terminar yendo con el FA y PC juntos. —¿Piensa que ella incluirá al PC? —Con el FA y el PC, si no, no le dan los números. Obviamente, la diferencia entre que gane Jadue o Yasna es mínima. —Ya, pero usted estuvo en la DC con Yasna Provoste. —Por eso lo estoy diciendo. Si de esa DC y esa Concertación no queda nada. Cuando la gente cree que puede ser, no, no queda nada. El que siga leyendo el país con esos códigos se va a volver a equivocar. Hoy la opción de centroizquierda no existe. —Usted es empresario, ¿cree que la izquierda le da más estabilidad a Chile después de lo que pasó en este gobierno? —No, primero porque tiene la agenda equivocada. Segundo, porque para la izquierda, la democrática o la no tan democrática, la captura del Estado es esencial. Duele decirlo, pero la calidad de vida de las dirigencias de izquierda por el botín del Estado es inmensa. Y, finalmente, creer que puede haber mejor gobernabilidad con pésimas políticas públicas es un error de concepto fundamental. —¿Al Frente Amplio lo considera izquierda democrática? —Creo que en general su gente es democrática. Ahora, aliarse con el PC algo te dice. Pero más que los adjetivos en lo que insisto, lo que está en juego en este país es una coalición política reformadora o una coalición política refundacional. Reformamos o refundamos. —¿Por qué cree que Yasna Provoste prendió tanto? —Yo quiero ver las campañas –sonríe–, a ver cuánto rinde. —¿Cree que el triunfo de Claudio Orrego abre una esperanza de resurrección de la ex-Concertación, de la Unidad Constituyente? —No veo ningún antecedente electoral que diga eso. La elección de Claudio fue gracias a los votos de la derecha en segunda vuelta. ¿Cuántos constituyentes sacó la DC? Es cosa de mirar los datos. Los miro y digo: ‘La ex-Concertación está en una debilidad y hoy se está tratando de amarrar a un potencial liderazgo de Yasna que, para mí, es un liderazgo de izquierda claramente. —Ella ha hecho muchas diferencias con Jadue. —¡Si diferencias con Jadue las tienen todos! Pero están dispuestos a aliarse con ellos sin miramientos. —¿Cómo ve que la gente de derecha perciba a Provoste como mal menor y estén dispuestos a votar por ella? —Si hay gente que mira de esa manera, tiene una ingenuidad infinita. La opción de centroizquierda no existe, es izquierda. —¿Y usted cree que Sichel –sin partido, además– sería capaz de esa estabilidad en este escenario, con una izquierda fuerte? —Sí, porque él sí puede generar un liderazgo de mayoría. Y lo que manda en un régimen democrático son las mayorías. —Piñera también venía del centro, votó que No, etc. Representaba al derechista que busca el centro político y, sin embargo, el Gobierno está hoy complicado. No logró esa adhesión de mayoría. —Creo que los códigos hoy no son los mismos. Yo miro a Sichel y digo que tiene determinadas condiciones, primero, tiene una historia que se asemeja a la misma historia del 90% de los chilenos, saber que se vive a un lado del mesón y del otro; no estoy diciendo que no sea élite, pero es decir que esa historia es la misma historia del 90% de los chilenos. Entonces, la mirada y liderazgos que vienen a futuro con los desafíos que van a enfrentar Chile y el mundo representan otros códigos. Lo que no debe hacer este sector es equivocarse y volver a leer a este país bajo los códigos de los últimos 30 años. —A él le cargan ser el candidato de los empresarios; están usted, Guilisasti… —Y me vas a nombrar cuatro… Yo, feliz de que haya empresarios –entre ellos yo– que apoyemos económicamente. Pero que me vengan a decir que somos la candidatura de los empresarios me da risa. Porque ¿me van a decir que la UDI y RN no tienen apoyo empresarial? Publicado en El Mercurio, 4/07/21.
]]>

Comparte este articulo en redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Step 1 of 4 - Envía tu propuesta

Súmate al diálogo

Te invitamos a dejarnos tus ideas y propuestas para un Chile mejor.

Haz tu aporte

En 4 pasos:

Voluntarios con Sichel

¿De qué forma quieres colaborar?*
Consentimiento*
This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Nunca compartiremos estos datos con terceras personas.

Apoderados de mesa

Nunca compartiremos estos datos con terceras personas.