“Me parece impresentable el centralismo de un país que quiere llegar al desarrollo”

“La descentralización es un deber moral, político y económico del país… Me parece impresentable el centralismo de un país que quiere llegar al desarrollo sólo concentrado en Santiago”, afirma el precandidato presidencial independiente de Chile Vamos, Sebastián Sichel, quien ayer visitó Puerto Montt en el marco de su campaña para las primarias que realizará el bloque el próximo 18 de julio.

Por Vicente Pereira.

Comicios en los que el abogado se enfrentará a Joaquín Lavín (UDI), Mario Desbordes (RN) e Ignacio Briones (Evópoli). Quien las gane se convertirá en el abanderado del conglomerado en la Presidencial que tendrá lugar en noviembre.
“Ridículo”

Sichel califica de “ridículo” el que hubiese sido un personero de Santiago el que definiera la forma en la que los restoranes pueden atender en Puerto Montt, ciudad que está en Fase 2 del Plan Paso a Paso.

-¿En su visita pudo constatar las complicaciones del sector gastronómico que, producto del mal tiempo, tampoco puede atender?

-Esto demuestra lo miope que somos en Santiago respecto al país diverso en que vivimos. Y esto tiene que ver con las cuarentenas también y la aplicación del toque de queda. No tiene lógica que en Cochamó o en la Provincia de Palena estén con toque de queda. Cuál es el sentido de que esto suceda donde están en la Fase 3 o 4. Cuál es el sentido de que dictemos normas sanitarias nacionales y no regionales, que entiendan la realidad de la región, lo mismo que las ambientales. Aquí está la principal dificultad para llegar al desarrollo.
“Soy liberal”

-¿Que visión tiene de las encuestas, que le otorgan mayores opciones a Joaquín Lavín en su sector?

-En todas las encuestas está Joaquín Lavín, Daniel Jadue, Sebastián Sichel y Yasna Provoste y la primaria de Chile Vamos, evidentemente, es entre Joaquín y yo. Ahora yo no opino de lo que la encuesta me dice que está de moda. Yo no seré un día socialdemócrata, al otro día liberal o conservador porque es el tema que se puso de moda. Yo soy un liberal y me aburrí de los partidos, renuncié a ellos (ex Ciudadanos) porque te amoldan y te quitan la libertad para decir lo que piensas y yo voy a decir lo que pienso siempre.

“En cuanto al IFE, no me importa dónde se anuncie, pero me preocupa la señal errónea de hacerlo en Las Condes, que es donde menos pobreza hay en Chile”

-¿En lo de un día socialdemócrata y otro conservador o liberal lo dice por Joaquín Lavín…?

-Toda la política tradicional va tomando la agenda de los temas que leen en las encuestas. Si esta semana es el retiro del 100% para allá van y si la semana anterior era ser contrario al rodeo, todos eran contrarios al rodeo y si hace 10 años era estar con (Augusto) Pinochet, lo estaban.

-¿Cómo ve la candidatura de José Antonio Kast y su relación con Chile Vamos?

-Lo que yo veo es que en Chile Vamos hay dos liderazgos compitiendo: Lavín y yo. Y José Antonio Kast representa otro mundo y es bueno que lo transparente y dijera que tiene un proyecto distinto, que es más de derecha pura, nítida, lo que es legítimo. Pero yo creo que no se puede gobernar con minorías. Yo creo en los proyectos amplios, que reconozcan las diferencias, porque si vas a un mercado, la gente no te dirá “soy de derecha” o “soy de izquierda”… lo que te dice es “oiga, cómo será mejor mi vida” y por eso creo que todos estos proyectos, que son identitarios, más bien son formas de validarse a sí mismos con sus propios electores; pero mi desafío, si soy Presidente, es el de gobernar con una mayoría que le haga bien al país, que logre acuerdos, que avance en reformas sociales y para eso se tiene que tener una alianza que se extienda desde el centro a la centroderecha y ojalá con algunos sectores más reformistas liberales de centroizquierda y así se pueda gobernar Chile.

-Podría, entonces, gobernar con quienes hoy son sus oponentes en la primaria de su sector y en específico con Ignacio Briones, con quien ha tenido algunas diferencias?

-Sí. Yo no me estoy postulando a rey, sino que a Presidente de una república democrática, que quiere construir diversidad en quienes gobiernan. Pero con una diferencia. En lugar de preocuparme de gobernar con la élite chilena, mi proyecto apunta a la diversidad. Yo espero tener un ministro que sea de Cochamó, a emprendedoras o un ministro de Economía que hubiese emitido una factura en su vida o vivido la tragedia de armar un negocio. Falta un gobierno de diversidad, con una visión del país que queremos.

-Pero el discurso de Evópoli es muy parecido al suyo, en cuanto a ser liberal o de apoyar el matrimonio igualitario, pero usted ha tenido diferencias con su abanderado…

-Similares, pero nada iguales. Una cosa es que las posiciones valóricas puedan ser parecidas y la otra es la forma en la que se ve Chile. Y yo no lo veo desde la élite, sino que como un proyecto diverso, lleno de gente que se ha sacado la mugre por salir adelante. Mi problema valórico es, por ejemplo, romper con el privilegio de unos pocos, que creen que la diferencia en Chile es donde estudiaste el doctorado y no entienden de que hay cinco millones de personas que no han terminado cuarto medio.

-¿Qué le parece que se dijera que el matrimonio igualitario es un guiño hacia usted y que Lavín estuviera en el lanzamiento del Ingreso Familiar de Emergencia?

-Encuentro tan patética esta discusión en la política, como si los proyectos de ley fuesen para alguien, lo mismo que los anuncios. El matrimonio igualitario es para la gente que es del mismo sexo y que se quiere casar y espera protección del Estado. También legítimamente puede ser algo que molesta a quienes tienen una postura distinta; pero que la campaña de Lavín tratara de instalar un debate ridículo de a quién beneficia y sin pensar en las personas, muestra la diferencia de lo que veo en las campañas. En cuanto al IFE, no me importa dónde se anuncie, pero me preocupa la señal errónea de hacerlo en Las Condes, que es donde menos pobreza hay en Chile. Es irrelevante si estaba Lavín o Sichel, lo importante es dónde vas anunciar un programa social del Estado. Hazlo en La Pintana o en Alerce; pero no en una de las comunas más ricas de Chile. El problema es que acá, en Puerto Montt, es que hay gene que no le ha llegado el IFE y tiene sus negocios cerrados.

Publicado en El Llanquihue, 09/06/21.

Comparte este articulo en redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Step 1 of 4 - Envía tu propuesta

Súmate al diálogo

Te invitamos a dejarnos tus ideas y propuestas para un Chile mejor.

Haz tu aporte

En 4 pasos:

Voluntarios con Sichel

¿De qué forma quieres colaborar?*
Consentimiento*
This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Nunca compartiremos estos datos con terceras personas.

Apoderados de mesa

Nunca compartiremos estos datos con terceras personas.