“Veo un extravío en la campaña de Lavín. Juega a ser un rostro de dos caras”

Rechaza que La Moneda pudo favorecerlo por el anuncio sobre el matrimonio igualitario y no esconde críticas a la carta de la UDI: ‘Quiero saber si enfrento al socialdemócrata, al liberal, el conservador’.
Sebastián Sichel dice ser también uno de los sorprendidos dentro del oficialismo cuando el martes el mandatario anunció la urgencia al proyecto de matrimonio igualitario. ‘Pero sorprendido gratamente’, precisa.

El candidato independiente para las primarias de Chile Vamos y expresidente del BancoEstado fue de inmediato mencionado al interior de la UDI como uno de los favorecidos por La Moneda con la medida, mientras que, por el contrario, se mencionó en ese sector, Joaquín Lavín sería uno de los perjudicados, quien ha afirmado que en su concepción personal el matrimonio es entre un hombre y una mujer. Ambos, precisamente, aparecen en las encuestas como los mejores aspectados para los comicios del 18 de julio.

Sichel (43 años) es abogado de la Universidad Católica. Comenzó su vida política militando en la Democracia Cristiana, más adelante se sumó al referente Ciudadanos, del exministro Andrés Velasco, del que se distanció. Y durante el gobierno de Sebastián Piñera fue vicepresidente ejecutivo de Corfo, luego ministro de Desarrollo Social y presidente del Banco del Estado, al que renunció para iniciar una carrera presidencial.

-¿No se siente beneficiado al ponerse en discusión esta medida, previo a las primarias?

-Respeto profundamente a la UDI. Juegan muy bien su rol de un partido conservador en lo valórico y liberal en lo económico, lo que le hace muy bien a la coalición. Y por eso me sorprendió el análisis, el que considero un poco pobre. En vez de debatir si esto protege a las personas o discutir sobre los valores que queremos tener en la sociedad de siglo XXI, transformar este debate en uno táctico le hace muy mal a la política. Me gustaría debatir con Lavín por qué está en contra, pero solo he visto un debate de a quién favorece.

-¿Pero no considera que La Moneda ha intervenido? Esa sensación tienen en la UDI y en RN.

-Si queremos ser una coalición mayoritaria, me extraña que yo, siendo independiente, sea acusado por los partidos de Gobierno, que tienen ministros y funcionarios ahí. Hablan del Gobierno como algo ajeno, dicen que es malo y traidor, como si ellos no fueran parte del Gobierno y, sin embargo, han nombrado casi todas sus autoridades. Incluso en su minuto me sacaron a mí para pelearse los cupos. La gran trampa de la política tradicional y vieja es traer estos debates, de tratar de cargar al otro con los apoyos que no quieren tener ellos, que es todo un poco mediocre. Jamás he visto ningún anuncio, ninguna ley o ayuda social, como una decisión que pueda beneficiar o perjudicar a alguien para una campaña. Estoy todo el día preocupado de si beneficia a las personas. Por eso fui contrario al retiro del 10%. No me voy a acomodar para tratar de ser popular.

-¿No es un arma de doble filo estar por el proyecto de matrimonio igualitario? A usted también lo respalda un sector conservador de la derecha que se podría alejar.

-La primaria será un ejercicio de liderazgo y no de popularidad. El día que calcule mi opinión sobre si van a votar menos o más por mí, dejo de ser un líder y me transformo en alguien en busca de la popularidad.

-¿Ve ese problema en la centroderecha?

-Ese es el problema que tenemos más fuerte en Chile o la centroderecha: andamos tras la popularidad y no defendemos convicciones. Además, respeto a quienes tienen una opinión distinta, pero no hagamos de esto un tema determinante en una coalición que tiene que aceptar su diversidad, esa debe ser su gracia para no transformarnos en una pequeña secta. Conmigo las personas tendrán claro cuál es mi posición respecto de cada tema. Por eso a mí me sorprendió la posición de Lavín. Insisto, me cuesta imaginarme a un socialdemócrata que pone la bandera del orgullo gay y que al otro día está en contra del matrimonio igualitario.

-Justamente, al día siguiente de que dijera eso, el timonel UDI, Javier Macaya, respondió que usted parece estar obsesionado con Lavín.

-Ese es el mundo al revés. Lo que veo es un extravío en la campaña de Lavín, que en una mirada muy de los 90, pone un vocero, que hace de policía malo, y que lo que ha hecho es atacarme todos los días, y que además ha decidido atacar al Gobierno. Esa una estrategia mala. Es obvio que voy a tener diferencias respecto de esa estrategia, y las voy a decir públicamente. Por eso quiero saber si Lavín va a hacer esa política antigua, si va a destrozar al Gobierno y sus opositores mientras mantiene silencio, o vamos a tener un Lavín que tendrá posiciones de los temas y busca la unidad. Porque he visto una campaña más preocupada de lo que puedo provocar yo. No tengo ninguna obsesión con Lavín, pero quiero saber a qué Lavín estoy enfrentando, al socialdemócrata, al liberal, al conservador… Hay algo que no me cuadra. Me gustaría que tengamos al Lavín que veíamos antes de ser candidato y no a este Lavín, que juega a ser un rostro de dos caras.

-Critica un cambio de postura de Lavín, pero en la UDI recuerdan que usted se ha cambiado más de una vez de partido…

-Como decía Churchill, uno puede cambiar de partido por el bien de sus principios, pero no puede cambiar sus principios por el bien de los partidos. Los partidos no son clubes sociales. Orgullosamente milité en partidos de centro de los 90 y orgullosamente renuncié, porque abandonaron el centro. Creo que la derecha ha migrado hacia posiciones más reformistas y de centro. Lo mismo ha dicho Lavín, lo extraño es que cuando él evoluciona hacia el centro, ataca a aquellos que venimos de allí. La gracia que debe tener Chile Vamos es crecer. Pero si nos aceptan solo para votar, y después creen que no pueden estar, que digan abiertamente que no quieren que haya ex-DC apoyando esta coalición, o gente de partidos de la Concertación. Si eso es lo que no quieren, vamos a ser un tercio siempre y gobernará Jadue y la extrema izquierda.

-Ha mencionado la defensa de la diversidad en el sector, ¿pero cómo encaja dentro de eso su frase sobre que Briones dice hot dog y usted completo? Algunos lo vieron como un golpe bajo.

-La política también es testimonio y tiene que ver con lo que uno es y quiere para el país. Eso fue una broma natural en el día del completo, la política no puede ser un lugar de tontos graves, eso nos hace poco creíbles. Eso también representa un estilo, como si uno llega en motoneta u otro llega caminando, y está bien, no es un pecado mortal parecernos más a los chilenos que hacen un asado un día domingo y menos a los señores de un club social.

-Ha logrado repuntar en los sondeos. ¿Le da el tiempo para alcanzar a Lavín?

-Cuando alguien lleva 30 años en política, en muchos cargos sucesivos, tiene un conocimiento que está cerca del 100%. Yo compito con menos conocimiento, y lo que ha ido pasando es que a medida que aumento conocimiento, cada día somos más competitivos. El desafío es que nos conozcan más o menos igual, y si eso pasa, tenemos la posibilidad de liderar esta coalición.

-¿Es con Lavín con quien tiene mayores diferencias entre los candidatos de Chile Vamos?

-No. Lo contrario. Eso es lo raro. Yo tenía una muy buena relación con Lavín hasta el primer día que nombró un vocero y me encontré con que esto se venía encima. Creo que Joaquín tiene una buena lectura de la necesidad de la integración social, su experiencia en la gestión local lo acerca a los problemas cotidianos. Tengo muchos más problemas con la vieja forma de hacer política que ha enraizado su candidatura con sus cambios de opinión constante, su volatilidad en el tipo de liderazgo que ejerce, esta duplicidad entre que él no está, pero sus voceros me pegan. Veamos cuál tesis gana, si la de la adaptabilidad y flexibilidad cuando conviene electoralmente, o la mía, cuando de verdad quieres construir un liderazgo desde la UDI hasta el centro.

‘Mi sector está con un derrotismo moral’

-Dijo que su voto en segunda vuelta de gobernador por Santiago será secreto. ¿No le preocupa que un triunfo de Oliva se lea como un impulso a la opción de Jadue?

-Por eso iré a votar y mi voto será secreto. A mí nadie me ha solicitado apoyo, y si uno quiere apoyar a alguien para construir mayoría en Chile, también es importante que haya una conversación política que no se ha dado.

-Pero cualquiera pensaría que está más lejano a lo que representa Oliva.

-Mi voto será secreto.

-¿No teme que esta definición, sin una carta de la derecha, se replique en la segunda vuelta presidencial?

-Quiero inyectarle optimismo a un sector que está con un derrotismo moral tras la elección pasada, probablemente porque está más preocupado de lo que pasa dentro de los partidos que de lo que la sociedad vive. Creo que no solo podemos derrotar un proyecto de extrema izquierda, sino que también somos una amplia mayoría en el país. Por eso me asusta cuando parlamentarios presentan proyectos para retirar el 100% de las AFP, como dando por supuesto que ganará Jadue. El error de Chile Vamos ha sido que en vez de generar su propio relato y demostrar que hay un proyecto alternativo, hemos caído en decir lo mismo que dice la izquierda.

-En las encuestas ya se instaló la figura de Yasna Provoste. ¿Podría capturar al centro también?

-Es que creo que Provoste no es de centro. Nunca lo ha sido, no tiene ningún problema en construir una mayoría con el PC. Si piensas lo mismo que ellos, raramente puedes ser un partido de centro.

Publicado en El Mercurio, 06/06/21. Foto: Archivo de SumamosxSichel

Comparte este articulo en redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Step 1 of 4 - Envía tu propuesta

Súmate al diálogo

Te invitamos a dejarnos tus ideas y propuestas para un Chile mejor.

Haz tu aporte

En 4 pasos:

Voluntarios con Sichel

¿De qué forma quieres colaborar?*
Consentimiento*
This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Nunca compartiremos estos datos con terceras personas.

Apoderados de mesa

Nunca compartiremos estos datos con terceras personas.